EL CONTRASTE: A FALTA DE IPTS EN HEPATITIS C

2104 debería pasar a la historia como el año en que empezó a erradicarse la hepatitis C en nuestro país. Echando un vistazo a los últimos años, no ha habido un lanzamiento tan potente como los nuevos antivirales.

Podrían venir a la mente los antirretrovirales o la eritropoyetina, pero aunque ambos han supuesto un antes y un después en la vida de los pacientes a los que van dirigidos, ninguno de los dos consiguen curar, como sí sucede con estos nuevos fármacos. Aunque lo mejor está por llegar, puesto que en los próximos años el arsenal terapéutico aumentará, con tratamientos cada vez más cortos y con menos toxicidad, y surgirán nuevas combinaciones que relegarán al interferón y a la ribavirina y a sus efectos adversos, lo cierto que es que hoy ya se puede cambiar la vida de los pacientes con hepatitis C en prácticamente todos los estadios y genotipos.

Los beneficios de tratar a los pacientes que están bien para evitar que la enfermedad evolucione son evidentes, pero también lo son en los pacientes en pretrasplante y en postrasplantados.

Los expertos señalan que ya tienen las balas para acabar con la enfermedad y por ende, con casi el 45 por ciento de los trasplantes que se realizan en España, ahora sólo falta la pistola.

A partir de esta semana los especialistas podrán prescribir sofosbuvir, la pregunta es a qué pacientes podrán hacerlo, ya que, como sucede con simeprevir, el informe de posicionamiento terapéutico aún no se ha hecho público.

El porqué de esta tardanza se desconoce, pero el ministerio no debería dar ni siquiera la opción a pensar que ese retraso se deba a cuestiones como que los pacientes puedan exigir un tratamiento si se ven reflejados en las pautas que marcan. Mientras, la demora da alas para que sean las comisiones de farmacia de los diferentes hospitales las que tomen las riendas de las decisiones, y de nuevo, volvamos a las inequidades.

Profesionales y pacientes, la sociedad en su conjunto, debe plantarse y hacer un frente común para conseguir un plan nacional que contemple un presupuesto específico para financiar estos tratamientos.

gacetamedica.com – Lucía Barrera, directora de gaceta médica, 31-10-14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *